Diego Morán

Llamadme iluso (según la RAE, “propenso a ilusionarse, soñador”).

Últimamente no logro sacudirme de encima la idea de que está cercano el momento en el que, también en el ámbito de lo constructivo, un nuevo modelo de relaciones entre todos los intervinientes será posible.

Como diría Pessoa, “llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos.

Las primeras reacciones de quienes se acercaron al curso que impartí de bioconstrucción para autoconstructores, las conversaciones con un pequeño grupo de amigos con los que comparto territorio y visiones, o, incluso, la complicidad de algunas personas al frente de entidades y administraciones locales, no hacen sino confirmar que la travesía ha comenzado.

De una u otra forma, la autogestión de los aspectos básicos de nuestro vivir más cotidiano (la alimentación, el vestido, el cobijo o la salud) se está convirtiendo en una potente palanca de cambio y transformación sobre la que cada vez más gente se siente llamada a actuar. Y el ámbito de la vivienda no está siendo ajeno a esta tendencia.

La vida, ese desconcertante proceso capaz de auto-organizarse, de auto-replicarse, de auto-diversificarse, es fundamentalmente ímpetu creativo auto-generado.

Al estilo de la vida, la autoconstrucción, en sentido amplio, se presenta así como una acción casi ineludible para quien se proponga bioconstruir.

Nos contaba hace unos pocos días Paco Alonso, amigo, maestro y arquitecto, que un cliente, entreviendo el trasfondo de los planteamientos manejados a la hora de acometer un proyecto de bioconstrucción, le dijo: “Paco, estas casas sólo las puede hacer uno mismo”.

Y no le faltaba razón, creo. O, quizás mejor, intuición. Al menos mi propia trayectoria vital me acerca día a día a esta certeza.

Este es el impulso que mueve ÍNDIKON.

No es casualidad la proximidad de las posiciones personales de muchos de los profesionales vinculados al mundo de la bioconstrucción en relación con los procesos de autoconstrucción.

Me he propuesto ir trayendo a estas páginas algunas de las voces más relevantes en esta materia.

En esta ocasión, he charlado con Petra Jebens, arquitecta alemana, consultora del Institut für Baubiologie + Ökologie Neubeuern (IBN) y presidenta del Instituto Español de Bioconstrucción (IEB).

Divulgadora incansable de la bioconstrucción, compagina su labor como proyectista y directora de obras de bioconstrucción con la supervisión académica del máster en bioconstrucción que imparte el IEB.

Autoconstructora ella misma, habla de la autoconstrucción como una herramienta válida para recuperar el sentido común en el sector de la construcción, sometido a las leyes del mercado y objeto de especulación.

Junto a fórmulas como las cooperativas, las viviendas sociales o el cohousing, la autoconstrucción ejercitada con un criterio holístico propio de la bioconstrucción, podría suponer, según Petra, una solución a problemas actuales como la crisis energética, la dificultad del acceso a la vivienda, la falta de calidad ambiental o las tensiones sociales.

Y apunta un par de pistas para quien se inicie en la autoconstrucción: el empleo de materiales naturales como el barro, la madera, la paja, etc., más fáciles de manejar y el diseño de edificios fáciles de ejecutar, compactos, a base de muros de carga, sencillos de entender y de mantener.

Quise preguntarle, finalmente, por la importancia que para ella tenía la formación en los procesos de autoconstrucción. La respuesta fue clara: “La formación es la base de una buena ejecución de obra”. El máster de bioconstrucción IBN-IEB que dirige Petra es una buena muestra del modelo de formación que propone.

Si quieres conocer más acerca del trabajo de Petra Jebens, no dudes en visitar su página web, repleta de proyectos, ideas e información interesante sobre bioconstrucción.

Por mi parte, espero poder contarte pronto algunas novedades sobre un par de ideas que vengo desarrollando desde hace unos meses. Autoconstrucción y aprendizaje son sus pilares. De momento, es todo lo que puedo contarte.

Pero te dejo una pregunta para ir abriendo boca:

¿Has pensado en cómo sería una formación realmente útil para autoconstructores que quieran iniciar su proyecto de bioconstrucción?

Newletter

¿Qué te ha parecido? Si te ha gustado, únete a íNDIKON y recibe mis contenidos y propuestas para suscriptores

 *No compartiré con nadie tu e-mail. A mí tampoco me gusta el spam.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de navegación.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies