La casa y su entorno: el hábitat humano

Desde mi punto de vista, cualquier nueva forma de habitar este planeta tendrá asegurada su colapso si no asume que nada puede ser fuera de la trama de la vida.

Esta entrada, que será la segunda de las que compondrán la guía básica bioconstrucción para autoconstructores, quiere ser, a la vez, una modesta declaración de intuiciones en la que trato de posicionarme públicamente ante los síntomas, cada vez más evidentes, de que la próspera y eficiente civilización que creíamos estar construyendo no era tal.

Inmersos en un entorno residencial al que no estamos adaptados, la ética de la bioconstrucción se hace imprescindible como punto de partida de una nueva forma de habitar más consciente.

Una guía básica para la autoconstrucción

Por los comentarios que me siguen llegando casi dos semanas después, deduzco que el curso de introducción a la auto-bioconstrucción ha cumplido con creces las expectativas de los que decidieron asistir.

Y lo que es mejor, está sirviendo para aglutinar voluntades, capacidades, inquietudes e iniciativas.

Ahora que toca cuidar la semilla que allí se plantó, no se me ha ocurrido mejor manera de hacerlo que seguir contando a todo el que lo desee lo que ya compartí en el curso con este primer grupo de futuros auto-bioconstructores.

Bioconstrucción para la autoconstrucción

A veces ocurre.

Una idea se abre paso con fuerza en las vidas de varias personas y es capaz de hacer que se encuentren para compartirla y darla forma.

Eso, más o menos, fue lo que ocurrió el pasado fin de semana en Becerril de Campos (Palencia). Una treintena de personas nos reunimos para hablar sobre autoconstrucción y bioconstrucción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de navegación.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies